viernes, 18 de mayo de 2012

MONCHY, EL PRODUCTO Y EL MERCADO ELECTORAL (del editorial))


Escuchar al máximo dirigente municipal del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), decir que las reiteradas visitas a Santiago, de Margarita Cedeño de Fernández, Danilo Medina y el presidente de la República Leonel Fernández Reyna, obedecen a un asunto de mercado y de promover el producto, deja claro, que así ve el oficialismo, el proceso electoral.
Que Ramón Rodríguez (Monchy), un danilista a tiempo completo, lo haya dicho, no es una revelación para titulares periodísticos, ya que es una realidad que se ve a diario, el voto por voluntad y por propuestas, no es el fuerte del partido de gobierno y mucho menos en esta coyuntura electoral, en la cual que la militancia morada que predica a Juan Bosch, pero que prática a Joaquín Balaguer, ha hecho un máster en opulencia y derroche del erario que suda el pueblo.
Es justamente como Monchy, ex muchacho humilde del Ensanche Bermúdez, describe la plaza electoral, un mercado, en el cual los oficialistas promueven su producto, en medio de una desigualdad que pone en sus manos todos los recursos y muchas Caras-Vanas.
Un producto que aunque no le guste a la mayoría hay que consumirlo, porque si no lo busca, te llega a través de una publicidad apabullante, en un mercado en el que solo ellos, tienen el poder.
Quizás es mucho pedir que en un próximo torneo electoral, se pueda tener un proceso libre de estas contaminación, opulencia y arrogancia política que muestran los partidos que por los aspectos descriptos anteriormente ocupan los primeros tres cuadros de la boleta electoral.
Nuestro escenario político, no es un escenario para la doctrina de Juan Bosch, quien predicó hasta el cansancio la moral, pero sí lo es para quienes usan las tácticas heredadas de Joaquín Balaguer, las cuales son practicadas hoy a la perfección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario