miércoles, 28 de noviembre de 2012

Quién le Cree a Dominguez Brito?

Nelson Bautista (redacción invitada)
En septiembre de 1997, apenas un año después de asumir el poder un gobierno fresco, novedoso, prometedor, que había dado algún respiro al ahogo oscuro de tantos años de ignominia, las expectativas se iban por el caño: Leonel destituyó a Guillermo -supe-, Porqué? pregunté, "Por responsable" me dijeron, "porque quería trancar alguna de las gentes de El y Balaguer. Leí los detalles en la edición de "RUMBO" de esos días, miraba los noticiarios. Vi una foto de poco brillo en el Listín: Guillermo con el pecho erguido de orgullo entregaba el puesto que tantos vítores levantó a un esquelético joven de santiago, del que muy poco había oído hablar: un tal Francisco Domínguez Brito. Nos jodimos!, este es un títere más, lo más seguro se lo recomendó un Balaguerista de esosŠmurmuré entre los míos.


Siempre he desechado la militancia partidaria, pero toda la vida he metido mis narices en el quehacer político, casi siempre como espectador o en ánimos de rebeldía contra el orden establecido.
 El "Establbishment" siempre me da esa picazón del olor rancio y la turbiedad de las aguas. Por eso puedo asegurar que me indigné con ese trueque tan disparejo: de un Fiscal locuaz, que me parecía dinámico, sincero y responsable a otro que en mi percepción no era más que un desconocido abogadillo de sabe dios cual retrógrada familia de santiago.
Nunca se lo he dicho, ni a el ni a nadie de su familia, pero luego de su paso honroso, exitoso, deslumbrante y digno por la Fiscalía del Distrito, donde conjugó utopías hasta entonces insospechadas ( Como resarcir la impune vergüenza del el caso Orlando Martínez, allanar la tortuosa ruta del caso Llenas Aybar, institucionalizar el ejercicio de una Fiscalía que operaba como si fuere una extensión judicial al servicio del oprobio, etc.) me recriminé a mi mismo el haberme prejuiciado contra ese joven, que con 31 años apenas, asumía lo que estimé el "tamaño reto de llenar los zapatos de Guillermo Moreno".
Esta pena estuvo latente en mi hasta que unos años mas tarde el destino me brindó la memorable ocasión de conocer al personaje: Ahora era Procurador General y Yo daba la batalla en las lides del diseño gráfico y en las entidades ambientalistas. Nuestros oficios se cruzaron en varias circunstancias, unas veces por quejas nuestras ante -por ejemplo- la remodelación de la cárcel de Rafey en la zona de influencia del Rio Yaque y otras tantas para socializar inquietudes mutuas por temas de interés (como el sueño de un Parque Ecológico en terrenos de JacaguaŠ o la lucha contra el destajo de Bahía de las Aguilas). Esta relación difusa se consolidó un poco después cuando el Procurador es seducido a dejar su cargo para aspirar a la Senaduría de su Provincia: Su gestión arrastraba una estela de logros y hazañas quijotescas (Como haber
logrado condenas o sometimientos contra media docena de Ex-funcionarios corruptos, algunos bandoleros del sindicalismo del Pan Renove, procesado los "todopoderosos" que quebraron los Bancos, detuvo el intocable Quirino Castillo, entre otras situaciones menos sonadas pero más trascendentes).
Como profesional, en mis manos se puso parte de la responsabilidad de vender un producto que se vendía solo: la imagen de un hombre incorruptible, recto, comprometido con la sociedad y por sobre todo, con una visión sincera y objetiva de su rol en la política. De modo que mi participación como diseñador en esa campaña electoral ha sido el encargo que con más afecto y empeño me ha tocado realizar. En parte, confieso que me pareció la oportunidad perfecta para conocer mas de cerca este hombre que ha había
vituperado sin conocerle. La vida sin embargo me premió con bonos extras: conocí su maravillosa familia, el profundo amor que de ella emana y los valores sin dobleces que son derramados en cada bendición dulcemente salpicada por doña Elsa Brito, su madre.
Así es -mas o menos- como recuerdo esa historia, que me ha servido de tanto a mi y a los míos, porque eso si: he sido un aprovechado que ha tratado de beneficiarse en cada jugada del Sr. Domínguez BritoŠ Nos hemos escudado en su credibilidad para salvaguardar lo poco o mucho de los espacios verdes que estén en nuestro alcance. De igual modo, su fortaleza nos ha servido de escudo para impedir que la voraz angurria de los oportunistas acabe con áreas llamadas a ser de los escasos pulmones que nos queden en la zona. Con
su palabra precisa se ha podido oxigenar una que otra institución, uno que otro proyecto de bien de esos que parecen desamparados de la gracia divina.
Pero más que nada, su ejemplo demostrado de hombría para forjar la familia, para no tomar un centavo más allá de lo consignado sus funciones -en veces hasta mucho menos-, su entereza para no traficar con sus influencias en detrimento del erario, su inquebrantable "concepción Boschista" del
sacrificio como servidor público (porque de otro modo no se explica que renuncie a la prometedora tranquilidad y fortuna en el ejercicio privado, para exponerse a los lacerantes embates de las funciones que ha ejercido).
Francisco Domínguez Brito ha puesto al servicio del país lo más valioso que alguien puede aportar: su vida!. Varias veces ha estado al borde de entregarla LITERALMENTE -algunas por razones de salud y otras como consecuencia de los riesgos propios de sus funciones- Nunca lo he visto temblar, ni doblegarse. Pero si lo he visto gemir de anhelos cuando no puede estar con su familia el tiempo que este merece y que EL aprecia más que cualquier otra cosa. Jamás he sabido de algún pedido o solicitud que hiciera en beneficio de su persona: pero si -cuando lo cree justo- para interceder por situaciones, por instituciones, por personas que quizás nunca han de agradecerlo, porque tampoco lo ha hecho con se propósito.
Yo, como ciudadano, doy testimonio de un político que siempre ha optado por hacer lo que entiende correcto, lo que su fuero interno le dicte, aunque le lluevan las ingratitudes, aunque escurran por su frente los insultos. Esto nunca lo ha detenido para ser solidario o severoŠ para defender y llevar
hasta la meta sus propósitos.. con la fortaleza de un titán!. Por ello y otras tantas, siempre hemos tenido nuestras disputas y discusiones, contradicciones que casi nunca tienen otro destino que quedarse cada cual
con su convicción interna. Recientemente, una decisión emanada de su propia convicción y su "concepto
de la Justicia" ha causado que, de unos días para acá, a muchos "se le ha caído un santo", otros se sonríen de soslayo porque este "ídolo de barro" finalmente se desmorona para los más, ha sido la decepción más grande que hayan sentido de político alguno. Creanme, yo los entiendo. La indignación acumulada por este pueblo es mucha y potente, de todos los nombramientos del nuevo gobierno ninguno logró más
vítores que las del Procurador. En EL, se vislumbrada la válvula de escape que con sus acciones pudieran lograr la catarsis de una sociedad hastiada-frustrada- por el descaro y la prepotencia de unos cuantos funcionarios quecon sus entuertos se han hecho acreedores del desprecio y la sed de justicia que hoy ocupa a muchos y muchas. En dos o tres días he leído y escuchado más insultos que los que haya recibido ciudadano alguno en cualquier circunstancia. Amigos comunes llaman o murmuran para resaltar "indignados" que "como ha podido Francisco dejarse JŠ, perdón, hundir". Sus hijos, su esposa, sus hermanos y su madre son muros donde algunos quieren esculpir su descontento. De buenas a primeras ha pasado de ser el "ProHombre" que muchos admiran (pero que pocos -en la práctica- han apoyado) para ser el "ángel caído" del que todos quieren una pluma de sus alas: mutílenselas! que no vuelen jamás. y desde luego, no
falta quien asegure que todo esto se ha hecho con ese propósito. Los manifestantes, las protestas, van dejando de lado "La Reforma" y "al Gobierno"Šmuchas se enfilan contra "el que no nos representa" o "el que debe renunciar".
Ese "simulador e irresponsable que ha defraudado este pueblo" (ya nadie
recuerda los aplausos de hace apenas semanas cuando decidió valientemente
solicitar la reapertura del "icono" de la corrupción, un tal Felix
Bautista, ni tampoco las medidas contra los privilegios y la desigualdad en las cárceles, mucho menos su batalla diaria contra la impunidad en los casos de DrogasŠ eso no importa, ya eso es "insignificante"). Algunos dicen que EL DECIDIÓ, por su cuenta, no investigar a LEONEL ni a su gente y que todo
se quedará asíŠ y todos creen esa parte (a ciegas?, como borregos?, sin saber como es el proceso?)Špero nada, ahora el Procurador es un flojo, un inútil carente de VOLUNTAD PROPIA.
Y entonces, Quien le cree a Domínguez Brito?
YO LE CREO. y si soy el único no me importa!. Pues nada es más sabio que el
tiempo y los hechos para aquilatar los resultados en la trayectoria de un
Hombre. Talvez difiera en la forma y el momento en el que se produjeron sus declaraciones, pero EL tendrá sus razonesŠ De lo que estoy seguro es que toda esta andanada de ataques despiadados es prematura y hasta lamentable, puesto que -en mi humilde convicción- en este gobierno son sólo unos pocos los que están dispuestos a dar el todo por el todo para hacer realidad las promesas de Igualdad y Justicia Social que hizo en presidente MedinaŠ y de esos pocos, lo pueden anotar, FRANCISCO DOMINGUEZ BRITO es el único que NO TIENE ENTRE SUS OPCIONES FALLARLE A ESTE PUEBLO. Si así ocurre y al final de la jornada el balance es negativo, tomen mi palabra: me tendrán escribiendo un doloroso Mea Culpa por haberme equivocado. PERO YO SI CREO EN DOMINGUEZ
BRITO.