miércoles, 14 de diciembre de 2016

Respetuosamente señor, me robaron mi aguacate en la misma Policía…


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El hecho de que la carta inicie diciendo “respetuosamente”, agrega más gracia a la comunicación dirigida al comandante del departamento del Centro de mando y monitoreo de cámara 9-1-1.

La carta firmada por el raso de la Policía, Iván de Castro, informa a su superior sobre la pérdida (indudablemente) irreparable de un aguacate. ¡Sí, un aguacate!
Cualquiera se puede imaginar la incómoda situación: abres la nevera a tu hora de almuerzo luego de fantasear toda la mañana con esa primera tajada, que acompañará el arrocito que con tanto cariño se había cocinado la noche anterior (o adquirido en uno de los tantos restaurantes cinco estrellas administrados por nuestros hermanos de oriente… que no juzgamos), solo para encontrarte que se ha esfumado.
whatsapp-image-2016-12-14-at-11-35-48-am
Pero peor fue el espanto al notar un fruto extraordinariamente parecido en la mesa y que adorna los manjares de un compañero de labores, que se apura en llenar el buche con un arrocito, plátano u otro comestible al que el producto pueda hacerle juego – la carta, tan breve como singular, no especifica –.
“… Procedí a preguntarle que si ese era mi aguacate, a lo que respondió que él puso uno y como no estaba ahí cogió el mío”, relata indignado De Castro, raso de la Policía y video operador, en la misiva escrita con una lucidez (me dirigía a la cocina en mi hora de almuerzo a las 12:50 horas) digna de elogio.
Continúa diciendo que como premio de consolación dado a regañadientes, que “si yo quería que cogiera la mitad mostrando una actitud airada y diciéndome que si quería que busque los videos”, concluye en la comunicación el agraviado.
La evidencia, tal como refiere el raso afectado, puede ser hallada fácilmente observando los vídeos de seguridad de la institución y demostrar la culpabilidad del acusado de tal violación a los derechos humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario