sábado, 11 de agosto de 2012

Profundo dolor en despedida de activista comunitario asesinado

Máximo Laureano/Acento.com.do
SANTIAGO, República Dominicana.-Hombres y mujeres del pueblo representativos de la comunidad acompañaron desde Cienfuegos el féretro con los restos del dirigente comunitario y político, Pablo Martínez, (Fafa), quien resultó muerto el jueves 09 de agosto 2012 tras ser impactado por varios balazos cuando estaba en una banca de apuestas de lotería de su propiedad, en el barrio La Piña.

Activistas de juntas de vecinos, políticos y gente de a pie se unieron a decenas de familiares, amigos y allegados que no solo han llorado de manera desconsolada la partida de Fafa, sino que exigen justicia a las autoridades, grito que se escuchó en el sepelio, la tarde de este viernes, en el cementerio Jesús está Vivo del sector Ingenio Arriba.
Fafa era conocido en el entorno de sus vecinos como un hombre ligado a los negocios y al activismo político y comunitario a favor de los moradores de su sector. Esta última acción le habría costado algunos choques con algunos sectores, según afirman personas en Cienfuegos.
Pablo Martínez, de 46 años, de edad, residía en la calle 46 número 44 del barrio La Piña, falleció a causa de heridas de arma de fuego, según certificó el reporte del médico el Inacif.
La muerte de Fafa es atribuida a desconocidos que presuntamente se desplazaban a bordo de una motocicleta de la denominación CG. Para los testigos fue prácticamente imposible reconocer a los asesinos, debido a que llevaban puestos cascos protectores. Algunos afirman debajo de los cascos llevaban capuchas, lo que hizo más difícil su identificación.
La Policía Nacional ha informado que el caso está bajo investigación, mientras los deudos, amigos y allegados de Fafa claman porque el crimen se aclare lo más rápido posible.
Pablito Martínez Blanco, hijo de Fafa, explicó que su padre fue baleado al menos seis veces, y que le salvó la vida empujándolo hacia el interior de local del negocio.
“Él me dijo ¡sálvate tú, sálvate tú, déjame aquí afuera!; él me empujó y me dijo ¡sálvate, sálvate el chofer está herido en el costado!”, cuenta Martínez Blanco.
“Cuando los individuos se fueron, yo iba a coger la pistola y él me dijo no, deja el dinero y todo, sálvame, sálvame, busca la yipeta, y yo dejé la pistola al lado de él”, narró el hijo de la víctima al portal El Sol de Santiago (http://elsoldesantiago.com).
Los presuntos asesinos habrían cargado con las pertenencias del dirigente comunitarios, según su hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario