ESCÚCHANOS AQUÍ

ESCÚCHANOS AQUÍ
LA PRIMERA EMISORA DIGITAL CON PROGRAMACIÓN TROPICAL

viernes, 19 de julio de 2013

SI YO FUERA PAPA (II)

MÁXIMO LAUREANO
Papa Francisco, detrás izquierda, cardenal López Rodríguez.
Si yo fuera Papa, vendería la ínfula bañada de oro, bastón y demás accesorios, para construir sus iglesias y el dinero del banco del Vaticano, lo destinaría para llevar comida a países donde el hambre, es más fuerte que el dogma católico.
Si yo tuviera ese poder de decisión, podrían reglas claras entre las autoridades eclesiásticas dominicanas, que nunca han explicado que pasó con los niños y niñas, violados y violadas por sacerdotes y otros ministros católicos, en un albergue en San Rafael del Yuma, en la provincia La Altagracia.
Desde la Santa Sede hubiera obligado a los responsables de rezar en la parte Este del país a dar la cara por estos hechos, cuyo seguimiento cerró con un incendio en una cárcel de Higuey, donde murieron varios de los implicados en el caso, quienes esperaban el desarrollo del proceso judicial.
Si yo fuera Papa, entregaría un manual de comportamiento religioso a su eminencia reverendísima, Nicolás De Jesús-Cardenal-López Rodríguez, para que aprenda normas de convivencias, para que no discrimine a las personas según la clase social, en contraposición con la humildad predicada por Jesús, nacido en un pesebre, hace 2013 años.
Es ese mismo Cardenal que ha llamado chusmas a los pobres del país, a los que también se ponen de rodillas en una madera, a veces rustica, en los templos para luego depositar las ofrendas.
Es ese el mismo Cardenal que llama inmoral a los ciudadanos y ciudadanas que no comparten sus ideas y que se niega al debate, antes temas importantes para la sociedad, como el sexo entre los jóvenes adolescentes.
Si yo fuera Papa, orientaría al reverendísimo Cardenal para que se abrace a la tolerancia y no ordene la cancelación de periodistas, por haberle hecho una preguntas, que a su eminencia le pareció inadecuada. En una ocasión el país valoró como un acto de patriotismo y confianza, que el jefe del negocio católico en el país, decidiera tratar un quebranto de salud en un centro local, recuerdo las cadenas de oraciones que las chusmas hicieron por su recuperación, yo no sé si el privilegiado jefe eclesiástico reza u ora por esas mismas chusmas, pero la verdad, no lo creo, porque sus acciones revelan lo contrario.
Son muchas las tareas que yo tendría en la República Dominicana, si yo fuera Papa, hubiera tenido que explicar a los feligreses que se hace con el dinero de las tiendas de artículos religiosos, que por cierto en Santiago de los Caballeros, hay una que se extiende desde la calle 16 de agosto, hasta la Durvergé (calles paraleras).
Tendría que explicar también porque la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), tiene acciones en el Aeropuerto Internacional del Cibao, sin haber puesto un centavo allí.
Debía explicar porque el mediador de los ricos, administrador de este negocio, Agripino Núñez Collado y la institución son accionistas de la Corporación Portuaria del Atlántico (Manzanillo), que para bien nacional el presidente Danilo Medina, recuperó.
Benedicto XVI, El actual Papa Francisco y Juan Pablo II.
Desde el Vaticano tendrían que explicar porque ahora quieren apoderarse de dos manzanas en el Centro Histórico de Santiago, con la excusa, que la catedral Santiago Apóstol, remodelada por RD$ 380 millones, requiere de mayor esplendor, no le basta con tener decenas de inmuebles en la ciudad, por los cuales no pagan un “chele”, el Estado los entrega sin preguntar a nadie, porque ellos, son los que deciden que les corresponde y que le dejan a las chusmas.
Si yo fuera Papa, hubiese enviado una comisión para investigar y dar a conocer al país los detalles de lo ocurrido en el distrito municipal de Juncalito, municipio de Jánico, donde el cura polaco se divertía a su antojo con unos 80 niños que disfrazaba de monaguillos, a cambios de viajes a su natal Polonia y otras facilidades, según las denuncias en la comunidad.
Es muy fácil predicar la palabra con el dogma como fundamento, sin permitir el derecho al debate, una vez el Cardenal molesto, por alguna situación, dijo a un periodista, que debajo su sotana, había un hombre, eso no lo dudo desde el punto de vista físico, es así, lo que no se sabe es si ese hombre, piensa y actúa igual a sus prédicas, cuando no pastorea, un hombre que llama chusmas, a las personas que Jesús le encargó que amara y que les predicara el evangelio.
O es que al Cardenal se le olvidó o no ha leído el mandamiento de la tabla de Moisés, “amarás a tú prójimo como a ti mismo”.

Artículo anterior: SI YO FUERA PAPA (I)
http://www.maximolaureano.com/2013/07/si-yo-fuera-papa-i.html


1 comentario: