lunes, 29 de septiembre de 2014

EVANGÉLICOS MARCHAN POR UNIÓN FAMILIAR Y SOLUCIÓN A PROBLEMAS DE VIOLENCIA

MÁXIMO LAUREANO/ política comunidad

“Yo sí creo en la familia”, se lee en unos de los carteles llevados por los creyentes cristianos a una caminata, en la que miles integrantes de las iglesias evangélicas de Santiago, proclamaron un cese a la violencia y los actos delictivos en el país.

Pastores, ministros, predicadores de distintos ministerios salieron a las calles para marchar y exhortar a la población dominicana, abrazarse a la oración, por como fórmula infalible encarar los problemas sociales que afectan a las familias.

Los predicadores, quienes caminaron con la bandera tricolor, pidieron a las autoridades buscar las alternativas a los problemas, no solo en las estrategias de los cuerpos de seguridad, sino en la fe.

“Unidos por la familia”, es otro de los enunciados de los creyentes cristianos, quienes llamaron a la población a ver la solución de cada problema en la solidaridad y en el amor al prójimo, como establece en mandato de Dios, en la biblia. 

En sus prédicas, los evangélicos, reclamaron a las autoridades del país, poner más atención a las familias para evitar que se desintegren por completo.

José Luis Zapata, de los organizadores del evento, solicitó al presidente Danilo Medina, ofrecer su respaldo a la campaña que aúpan las iglesias evangélicas, con la intención de elevar los valores de las familias en sociedad dominicana.

El reverendo y juez Nelson de la Rosa leyó el artículo 55 de la Constitución de la República, donde se refiere a la formación de las familias, sobre sus deberes y derechos en la sociedad.
 “Cuando los ciudadanos se decidan a buscar de Dios con amor y plena sinceridad, tenderemos una sociedad limpia, libre de corrupción, drogadicción, delincuencia, homicidios y de perversión corporal”, indicó el pastor Samuel Ramos. 

Los participantes en la caminata llevaban mensajes en carteles, para resaltar el valor de la familia, también mostraron ejemplares de la Biblia, como centro de la prédica y la fe cristiana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario