lunes, 20 de julio de 2015

LOS 4 FANTÁSTICOS DEL GOBIERNO Y LUIS (AMARGO) ALMAGRO

MÁXIMO LAUREANO
Cuando el foto-periodista, Onelio Manuel Domínguez, me comentó sobre las declaraciones del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para muchos dominicanos y dominicanas, Luis Amargo, sobre la presunta propuesta de hacer un solo estado en la isla que comparten República Dominicana y Haití o Haití y República Dominicana, no vacilé en responder, “ hay que ver el contexto de las declaraciones”.

El editor del portal www.hoynoticias,com, asintió con un ¡bueno!, no me quedé ahí y agregué, “lo normal es que en una isla haya un solo país, pero en nuestro caso, es una condición especial”.
Hice referencia a los casos en los cuales dos países comparten islas, la isla de Nueva Guinea, es compartida con Indonesia, pero es un caso distinto porque Indonesia, no solo tiene ese territorio, sino que es el cuarto país más poblado del mundo con más de 17, 000 islas y Papúa Nueva Guinea, la otra parte de la isla, es una provincia de Indonesia, no como es el caso de Haití y República Dominicana, que es una isla pequeña, para los dos países y ya no hay más territorio, con excepción de las islas  adyacentes. Malasya, también comparte una isla con Indonesia.
Y ahora agrego aquí el caso de el archipiélago de Reino Unido, que comparte una de estas islas con Irlanda, porque hay otra parte de Irlanda, que quiso quedarse como parte de la unión, mediante una acuerdo, es decir, que estamos antes otro caso de países que comparten una isla, pero con características distintas, por la diferencia de extensión de  territorios y las pontencialidades económicas.
Ahora bien vamos a lo que dijo Luis Almagro y por lo que ahora lo ven como Luis Amargo.
Al menos en sus declaraciones referidas sobre el tema migratorio de Haití y República Dominicana o República Dominicana y Haití, este señor, jamás habló, ni sugirió, ni insinuó, que en la isla La Hispaniola, debía haber un solo país, tampoco en sus palabras usa el término unificación que tanto terror siembra en los dominicanos y dominicanas, con respeto al tema.
Almagro trató el tema de manera consciente, en el entendido de que generalmente, cuando hay una isla, aún cuando sea tan grande como Australia, hay un país y que en el caso de Haití y República Dominicana o República Dominicana y Haití, es un caso especial y por demás complejo, porque se trata de una isla pequeña, con dos países y suma a su valoración las diferencias políticas, culturales, históricas, económicas, entre otros aspectos, que marcan distancia social, entre uno y otro.

Es una isla, GENERALMENTE cuando es una isla no hay dos países, hay un solo país, aunque sea una isla grande como Australia. Esta es una isla pequeña con dos países, con realidades sociales muy diferentes, con realidades económicas muy diferentes, con realidades políticas muy diferentes”. es lo que dijo el secretario general de la OEA

Entonces decir, que este señor, Luis Almagro, propuso que es necesaria la unificación de los dos países en la isla de Santo Domingo, es una necedad, de los sectores que han armado todo este circo, para no reconocer la ineptitud de nuestros gobiernos, frente a la migración haitiana, propiciada por la corrupción de estado en la frontera.
Como es una necedad y “metida de pata”, de Los 4 Fantásticos del Gobierno, encabezados por el canciller, Andrés Navarro, anunciar como logro que ya no dialogarán con Haití y que suspenden una reunión con la OEA, porque Almagro, dijo que en la isla, no puede haber dos países, cuando el contexto de las declaraciones, escritas y en imágenes dice otra cosa.
Da la impresión que nuestros ministros, están más interesados en que este tema de la migración hatiana, no melle la popularidad del presidente de la República, Danilo Medina y por eso salieron al frente, sin analizar lo que había dicho el secretario general de la OEA. Navarro y sus colegas, José Ramón Peralta y Gustavo Montalvo, ministros de la Presidencia, así como José Ramón Fadul, de Interior, se precipitaron.
Si queremos enfrentar el problema y que los organismos internacionales no quitan los ojos de encima, debemos hacer las cosas, bien, con acciones como esta, no se suma, más bien se resta, además piense usted, como promueve el Gobierno la ruptura del diálogo con Haití, es sencilleramente una propuesta descabellada.
Aunque haya una negativa de  parte de los haitianos y su Gobierno, nosotros como afectados e interesados en resolver el problema, estamos en la obligación de mantener ese llamado al diálogo, porque los haitianos estarán ahí siempre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario