martes, 11 de septiembre de 2012

Limitantes y deficiencias autoridades son formas de violencia contra la mujer

Máximo Laureano/Acento.com.do
SANTIAGO, República Dominicana.-Las estadísticas oficiales de mujeres fallecidas del 2005 a mediados de 2012, suman 1, 285, cifra que aterra, si se toma en cuenta que 679, más del 50 % de los casos se registran como feminicidios íntimos.
Otros datos recogidos por la Unidad de Atención a la Violencia de Género, Intrafamiliar y Sexual (UAVIS) en Santiago, dan cuenta de que lejos de caminar hacia la erradicación de las agresiones, estas han aumentado.
En 2010, en Santiago se atendieron 22,579 personas (usuarias), según revela un reporte al cual tuvo acceso Acento.com.do. De este número, el 42.54 % correspondió al violencia psicológica verbal, mientras que el 40.54 % fue por violencia física.
UAVIS reportó 30,522 personas (usuarias), enero-julio de 2011, para un aumento de un 26.02 %, en solo la mitad del año, esta situación despierta alarma entre los sectores que luchan por erradicar la violencia contra la mujer.
Es por esta razón que Raquel Rivera, de la Coordinadora de Mujeres del Cibao (CMC), cree que los casos de agresiones intrafamiliares en los cuales decenas de mujeres pierden la vida, cada año tienen que ver con un alto grado de violencia que toca a la sociedad en todos los niveles, producto de la deficiencia de los actuantes en la persecución y aplicación de justicia.
A esto es que la activista, llama “violencia institucional”. De ahí que Rivera, une tres elementos los cuales considera son esenciales para erradicar las agresiones y asesinatos de mujeres, como son la prevención, eficiencia en la actuación y aplicación de justicia y las causas que originan las agresiones.
“Cuando el Estado no garantiza la plataforma, las condiciones, la logística, para que las víctimas puedan dar seguimientos a los casos, esto es lo que se convierte en violencia institucional”, alega Rivera.
La activista deploró que aún en estas circunstancias de incremento de las agresiones, con su secuela de muerte, las autoridades no han podido aplicar una logística que ayude en la disminución de los hechos de violencia.
“Cuando una mujer agredida va a querellarse, cuando logra tomar un turno, para que se le atienda una denuncia, muchas veces resulta que la misma persona debe hacer de mensajera, llevándole al agresor la comunicación, sea una orden de alejamiento o una orden de arresto", explicó.
Dijo que cada vez que la víctima no tiene RD$ 500.00 ó RD$ 800.00 para dárselo a un alguacil que la lleve (notificación), "como tú comprenderá ese servicio no su eficiente, ni en calidad, ni en cantidad”.
Agregó que otra limitante es que, una vez que entregada la notificación, las autoridades no cuentan con una logística que permita el seguimiento para que se cumplan las sanciones dispuestas.
Deploró que sean estas las situaciones que en la mayoría de los casos terminan en muertes de las mujeres agredidas y que una muestra de estos se revela en los testimonios que suelen ofrecer familiares y personas cercanas a las víctimas.
“Es una rutina escuchar a familiares, vecinos y amigos de las víctimas decir que éstas eran agredidas constantemente o que el agresor tenía una orden de alejamiento o de arresto”, afirmó Raquel Rivera, al ser entrevistada por Acento.com.do.
Raquel Rivera plantea que el problema de la violencia intrafamiliar, con sus consecuencias de asesinatos y homicidios, no cesará hasta que no se trabaje en tres ejes: en primer lugar la prevención, y en segundo lugar que las autoridades mejoren la plataforma, condiciones y logísticas para la aplicación de la justicia en los casos y en tercero que se trabaje en las causas que originan estos casos de violencia.
Agregó que es imposible que se puedan tratar los casos con la atención que merecen, con un personal que en la mayoría de los casos trabaja turnos de hasta 12 horas corridas, sin días libres.
“Hasta ahora en nuestro país el problema de la violencia intrafamiliar sólo se trata cuando están ya las consecuencias, durante todo el año no se habla del tema, de las causas, hasta que no se llega a la violencia física. Y está claro que para llegar al desenlace de asesinar a una mujer, hay que pasar por la violencia sicológica, violencia emocional y verbal”, advirtió Rivera.
Sobre estos hechos advirtió que la actitud de ver las víctimas como piezas para cuadrar estadísticas a final de cada año, sin acciones concretas desde los hogares y las aulas, es lo que ha dado al traste con un problema mayúsculo, en el cual no solo sufren las mujeres, sino que los hombres y toda la familia son afectados de manera directa.
“Mientras nos quedemos contando las víctimas de la violencia, contando las estadísticas, si van tantas o cuantas, y no se defina un plan estratégico que permita prevenir la violencia, y sobre todo que se asignen los recursos necesarios para tratar este mal, no es suficiente con que se endurezcan las penas, es perentorio trabajar la educación”, afirmó la vocera de la CMC.
Casos.
Uno de los casos más recientes e impactantes de violencia contra la mujer fue el de la menor de 13 años de edad, Iliana Ruby Ovalles quien presuntamente murió asfixiada de mano de su cónyuge de 18 años de edad Juan Luis Martínez García.
Hace poco más de un año en Castañuelas-Montecristi, María Mora de 36 años de edad, quien residía en la comunidad Loma, murió de un disparo de su ex esposo, el cabo de la Policía Nacional, Deivy Fermín Pérez, quien luego se quitó la vida.
El 30 de julio del 2011, Julián Rafael Rodríguez Vanderlinder, presuntamente celoso mató a su pareja Marilyn Altagracia Pérez, y luego se suicidó en la comunidad de Pontón, en el municipio de Navarrete. El 27 de junio del 2011, Carmen Vanessa Vásquez, también residente de Loma de Castañuelas, fue asesinada a tiros en la habitación de una cabaña por, Edwin Manuel Cabrera, un hombre identificado como su pareja.
El 16 de mayo del 2011 de este año murió Glaidy María Muñoz Gómez, de 26 años de edad, en las cabañas El Palmar en Santiago, tras ser herida en el pecho con un cuchillo, por su amante, Pedro Luis Báez.
El 09 de agosto del 2011, Nancy Del Carmen Arias Díaz, de 26 años de edad, quien perdió la vida frente a la residencia de su padre, en el sector de Hato Mayor, el presunto responsable fue su ex cónyuge, identificado como Alexis Collado Almonte.
Datos UAVIS.
La Unidad de Atención a la Violencia de Género, Intrafamiliar y Sexual (UAVIS) en Santiago, reportó que de los casos atendidos en 2010, unos 22,579, el 42.54 % fue violencia psicológica, verbal, 40.54 % violencia física, calificada también como psicológica, mientras que el 5.27 %, responde a agresión sexual, un 2.14 %, ha sido calificado violencia patrimonial, frente a un 1.50 % violación sexual.
Otras infracciones se refieren a incendio, intento de incendio trata y tráfico, publicación de imágenes y proxenetismo.
El reporte reveló que en los sectores de Cienfuegos, es uno de los sectores más afectados por la violencia de género, seguido de Tamboril, con mucha violencia de género y abuso infantil, también el municipio de Navarrete, con violencias sexuales, sobre todo a mujeres haitianas.
Los registros enero a julio de 2011, establecen que se han atendieron 30,522 personas (usuarias) se recibieron 6,979 denuncias, de las cuales, 5,159 (un 73.92%) son en perjuicio de mujeres, 1,055 (15.11%) en perjuicio de niñas, 95 en perjuicio de niños (1.36%), y unas 670 (9.60%), interpuestas por hombres. De estos casos, 472 fueron de delitos sexuales.
Las violaciones sexuales 88 casos, fueron el 10 % en perjuicio de mujeres mayores de edad, el resto en perjuicio de niñas y adolescentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario