jueves, 24 de enero de 2013

EL LAMENTO POR BARRIDA DE LAS ÁGUILAS CORRE POR EL YAQUE EN SANTIAGO

MÁXIMO LAUREANO/deportes.
Fotos: Máximo Laureano.
Los fanáticos más fieles de las Águilas, creyeron en el milagro y asistieron al Estadio Cibao, la noche del martes 22 de enero para la quinta fecha de la serie final, pactada para ganar 5 de nueve. 
Aunque venían de un 0-4, los entusiastas seguidores del representativo santiaguero, esperaban que el equipo mamey iniciara con un primer triunfo, para una racha de cinco, que lo llevaría a su campeonato número 21. Los que rezan, rezaron, lo que oran, oraron, quienes se aferraron a la mística ganadora, no se rindieron a la espera de que los bates aguiluchos tronaran, pero esto no fue posible, debido a que los Leones del Escogido, impusieron su autoridad, en el otrora “valle de la muerte”, donde las Águilas fueron blanqueada en los últimos dos juegos de la serie. 
Los fanáticos de las Águilas sufrieron cada jugada, pero esta vez, los hombres comandados por Félix Fermín, decepcionaron con su actuación, luego de haber ganado la Serie Regular, con record de 30-20 y la segunda vuelta o Round Robin, con registro de 11-9.
Para los que se quedaron en casa la quinta fecha de la serie en el Estadio Cibao, no hubo muchas expectativas, por la desventaja de las Águilas en la serie, hubo quienes se desinteresaron por el desenlace del juego, que terminó con datos de 3-0, y selló de la corona número 15 de los Leones del Escogido, ganadores de dos contiendas consecutivas.
Mientras sigue el lamento como agua por el río Yaque del Norte, surge el debate, en los programas deportivos y los grupos que interactúan en las calles, sobre el pobre desempeño de las Águilas, que acumularon su segunda derrota consecutiva, en series finales, además de que fueron barridas por primera vez.
Para muchos consultados, la debacle del equipo cibaeño, estuvo sustentada en una presunta incapacidad gerencial, para hacer las contrataciones necesarias para suplir las vacantes de peloteros que se ausentaron por múltiples razones.
En el juego de este martes 22 de enero, en las gradas se escucharon coros en contra del trabajo del presidente de las Águilas, Winston Llenas y a otros ejecutivos, a quienes tildaron de tacaños, por no hacer contrataciones en el último tramo del torneo, como hizo en este caso su verdugo, el Escogido.
Agregaron que la gerencia del combinado mamey, se cruzó de brazo y dejó en mano los jugadores el objetivo de alcanzar la corona número 21, con la esperanza de ganar en base a lo que en béisbol se conoce como la “mística ganadora”.
Otras fuentes señalan que en el equipo, más ganador de los últimos decenios, aún permanecen las diferencias entre los miembros de la gerencia, aunque esto ha sido negado una y otra vez.
Algunos casos.
Ha sido centro de atención, la actitud el lanzador TJ Peña, hijo del legendario receptor Tony Peña, quien ante la decisión del manager Félix Fermín de sustituir a su hermano, Francisco Peña, en la posición uno, reaccionó con un acto de indisciplina.
El ex campocorto, convertido en lanzador hace varias temporadas y quien había tenido un buen desempeño, como relevista, tiró el guante, cuando su hermano fue sustituido por el dirigente Fermín, el siguiente bateador enfrentado por TJ habría conectado un batazo productor de carreras para el Escogido, esto mucho lo interpretaron como una rebeldía, aseguran que el lanzador facilitó que le conectaran con fuerza, en los juegos siguiente el lanzador no participó, en la cadena de transmisión de de las Águilas, afirmaron que el atleta había llegado a un acuerdo con los Medias Blancas de Chicago y que por esto no jugaría más.
Otra situación que habría afectado el equipo se dio con el joven jardinero Oscar Taveras, quien se ausentó del equipo en dos ocasiones, dejando el equipo sin un bateador zurdo de poder.
La primera ausencia, Taveras alegó asuntos salariales, la gerencia negó las versiones, no hay detalles de la segunda salida del grupo, aunque se especula que hubo un llamado a no jugar por parte de la gerencia del equipo de las Grandes Ligas, San Luis.
Tras el triunfó en la temporada 2007-2008, en una serie 8-3, ante los Tigres del Licey y una posterior derrota en la Serie del Caribe, en Estadio Cibao, ante Licey como subcampeón, las águilas no han vuelto a celebrar una corona para los entusiastas fanáticos aguiluchos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario