sábado, 25 de enero de 2014

Hijo empresario secuestrado y muerto en Moca rechaza versión policial

SANTIAGO, República Dominicana.-Víctor Sánchez, quien se identificó como hijo de Ramón Antonio Sánchez (Monzo), presuntamente asesinado según  la versión de la Policía Nacional, dijo este viernes que las autoridades buscan  involucrar a como dé lugar a un hermano suyo en el caso, porque procuran dar una especie de “nockout  técnico” en la investigación.

Al mismo tiempo, negó que los raptores de su padre exigieran dinero para dejarlo libre.
Tras las declaraciones del jefe de la Policía Nacional, mayor general, Manuel Castro Castillo, en las cuales da cuenta de que los presuntos responsables de la muerte de su padre habrían confesado que un hijo de la víctima participó en la trama, Víctor Sánchez dijo que ha sido una torpeza y una irresponsabilidad de las autoridades policiales ofrecer declaraciones que no han podido confirmar.
Al responder preguntas en el programa de radio  “Lo dice el pueblo”, en la emisora Comando 88.5 FM, Víctor Sánchez,  descartó la versión del mayor general Castro Castillo y cuestionó el manejo que han dado los  investigadores al  caso, en el cual lejos de traer una solución han motivado mayor incertidumbre.
Víctor Sánchez dijo que es penoso lo que ha  ocurrido,  según  apuntó con las declaraciones del jefe de la Policía Nacional, el caso se ha vuelto más confuso, por las imprecisiones  y la búsqueda iniciada el mayor general Castro Castillo, el jueves 23 de enero del 2014, en la comunidad de Guaco, en La Vega.
“Lo único cierto es que se quiere incluir de cualquier manera a mi  hermano y lo  podrían lograr, porque ellos son el poder”, sostuvo Víctor Sánchez.
“El interés de la Policía no es que se resuelva el caso de la manera más saludable; la Policía tiene presión,  porque tiene incapacidad, hay incapacidad, porque aquí la Policía, en ocasiones, resuelve los problemas que le interesa resolver”, agregó  Víctor Sánchez.
Sostuvo que  en relación al caso han sugerido al  mayor general Castro Castillo que investigue la dotación policial del distrito municipal de Villa Trina (Espaillat) y  la comunidad de Junumucú (La  Vega),  pero que no se ha querido hacer, porque “esos agentes son intocables”.
“Le voy a reiterar al jefe de la Policía con todo respeto, que oiga de nuevo nuestro pedimento, a nombre de nuestra familia, que investigue la dotación policial de estos lugares, porque resulta, que cuando pasaron los hechos, el comandante de Moca, suspendió y desarmó a los alistados de la dotación de Villa Trina, a escasos metros de la casa de mis padres”, señaló, Sánchez.
Según declaraciones de Castro Castillo, la Policía Nacional apresó a 3 personas los cuales declararon haber sido contactados por un tal “José Luís” de la provincia La Vega, quien actualmente se encuentra prófugo.
“Al hijo los implicados lo inculpan como el autor intelectual del caso, que él fue que planificó el hecho junto a un amigo que se llama José Luís”, expuso, el jefe policial en su exposición sobre el caso.
Los señalados por la Policía como presuntos autores del hecho son Winston Antonio Rosa Salas, José Antonio Polanco Salcedo y José Reyes Moya, quienes durante las declaraciones habrían afirmado que  solicitaron RD$ 2.5 millones a los familiares a cambio de no hacer daño al empresario  y dejarlo en libertad.
Entre el jefe de la Policía Nacional y los familiares del empresario no solo está la contradicción  sobre la  presunta responsabilidad de un hijo de la víctima, en el caso, sino que los familiares también niegan haber  recibido pedimento de dinero por parte de los raptores de su padre.
Ramón Antonio Sánchez (Monzo)
“A mis oídos ni a los oídos de los otros hermanos nuestros llegó ningún pedimento de dinero para rescatar a mi papá, y si lo hubieran hecho, a lo mejor nosotros hubiéramos obtemperado al pedimento, porque se trataba de la vida de nuestro padre”, afirmó Víctor   Sánchez, al hablar en el programa de radio a los comunicadores, Esmeralda Espejo (Charito) Juan Carlos Bisonó y Yoel Espinal.
El jefe de la Policía Nacional explicó en los siguientes términos su versión de los hechos:
“Ellos (los raptores) dijeron que recibieron una suma de 50 mil pesos como un avance para el alquiler de un vehículo o algún lugar, y algunos gastos de medicamentos mientras tuvieron recluida a la víctima y que después recibirían el pago de 1 millón por el mismo”.
El mayor general Castro Castillo explicó que los presuntos asesinos de Sánchez alegaron que primero lo raptaron para pedir un rescate de RD$ 2.5 millones, pero que el señor se negó a pagarlo por lo que fue golpeado con un palo en la cabeza y que producto del golpe convulsionó y falleció.
En esas circunstancias, siempre de acuerdo con la versión policial, los secuestradores decidieron envolver el cuerpo del señor Sánchez en fundas negras y tirar su cadáver a un canal próximo a Navarrete, en Santiago.
Tras un primer día de  búsqueda inútil, en Villa Trina, provincia Espaillat, comunidad natal del empresario desaparecido, y en Guaco, en La Vega, el mayor general Castro Castillo se trasladó  al municipio de Villa  Bisonó (Navarrete) en Santiago, donde los presuntos asesinos de Monzo habrían revelado era el lugar donde lanzaron el cadáver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario