lunes, 15 de septiembre de 2014

Alguien dijo que el anamú cura la chinkungunya y la gente lo compra por pila y lo consume a lo loco…

Por Máximo Laureano.


SANTIAGO, República Dominicana.-Alguien dijo que el anamú (Petiveria Alliacea) curaba la chikungunya, y la gente ha acudido en masa a comprar una tableta hecha a base de de las hojas de esta planta herbácea.
En algunas farmacias de Santiago de los Caballeros se formar   filas de cientos de personas, incluso los propios enfermos, procurando el producto, el cual han conocido por referencia de  vecinos, amigos o parientes.
Cada tableta cuesta RD$ 30.00, pero ningún cliente pone objeción, algunos aprovechan el turno para abastecerse con suficiencia y hasta comprar  para otras personas.
“¡Es verdad que quitan los dolores, sí!”, exclamó emocionado uno de los usuarios, que no titubeó para comprar  RD$ 400.00 de las pastillas
Además del chikungunya, al anamú y a su dichosa pastilla se le atribuye la cura de los dolores de coyunturas provocados por la artritis y otras enfermedades y achaques. Por esta razón algunos califican el comprimido como  la “medicina milagrosa”.
Este lunes 08 de septiembre del 2014, la gente acudía constantemente a la Farmacia Jorge, uno de los establecimientos que más ha vendido el medicamento.
Algunos de los compradores contaron a los periodistas que llegaron a la farmacia con molestias y dolores, pero que el solo hecho de adquirir el producto les cambiado el ánimo y la esperanza de curar. “Ya hasta me siento mejor”.
En el local comercial  se han visto colas de personas de todas las edades que acuden sin ninguna receta o prescripción médica para comprar las pastillas de anamú, las cuales los dependientes de la farmacia sirven desde un gran envase de cristal, como si se tratase de caramelos.
“¡Es verdad que quitan los dolores, sí!”, exclamó emocionado uno de los usuarios, que no titubeó para comprar  RD$ 400.00 de las pastillas, esto equivale a  14 unidades, según le explicó el  vendedor.
El equipo de Acento.com.do observó que un ciudadano fue con  una receta para comprar  un producto medicado para un pariente suyo, de repente cambió de opinión y él mismo cambió la receta. Optó por comprar las tabletas de anamú, argumentando que son mucho más baratas que el medicamento recomendado por el médico. Invirtió RD$ 200.00 en las pastillas de de anamú, y se olvidó de la receta que le habría costado cerca de mil pesos.
Para atender la demanda de las pastillas de anamú ha sido necesario asignar esta tarea a algunos empleados de manera exclusiva. Los pacientes están convencidos de que esta medicina es “barata” y que están pagando por algo que les devolverá la salud de inmediato.
“La gente no puede tomar anamú a la ciega”
Arsenio Estévez Medina, doctor en Naturopatía y  otras especialidades médicas, reconoce las propiedades que tiene la planta del anamú y sus usos constantes, pero advierte  del riesgo de consumirlo sin observación de un facultativo y sin las medidas y dosis adecuadas.
“El anamú está clasificado en uno de nuestro libros que se llama “Cuidado con estas plantas”, como una planta con tóxica para el consumo humano”, asegura Estévez Medina.
El profesional de la medicina llamó a las autoridades  del Ministerio de  Salud Pública a poner atención a  la venta y consumo de las pastillas.
El médico establece que el tratamiento de la chinkungunya tiene un protocolo en todo el mundo y la República Dominicana no es la excepción. Advirtió este protocolo médico debe asumirse con responsabilidad
El médico establece que el tratamiento de la chinkungunya tiene un protocolo en todo el mundo y la República Dominicana no es la excepción. Advirtió este protocolo médico debe asumirse con responsabilidad.
Insistió en que el consumo de anamú sin asesoría médica y sin la dosificación adecuada causaría más mal que bien a los usuarios.
Agrega  que  sólo en el caso de enfermedades como el cáncer y sida, se podría usar el anamú, sin prever mayores riesgos que los resultados esperados.
Aclaró que aunque la planta y sus derivados se pueden usar para aliviar diversas enfermedades, en el caso del chikungunya no se ha establecido científicamente la dosis para el consumo.
Recordó que una de las razones por las cuales los médicos naturistas recomiendan el anamú, es que alivia a las personas con dificultades para la circulación sanguínea, para pacientes con riesgo a sufrir de un accidente  cerebro vascular o derrame cerebral. Sin embargo, insiste en la dosificación adecuada.
“El anamú tiene muchísimo usos, eso es innegable, la gente lo usa, para dolores articulares, para inflamaciones, para dolores en diferente tipo de artritis, para la sinusitis. Esto está científicamente comprobado que funciona, lo que pasa es que no se ha establecido la dosis, real, la dosis tóxica, la dosis farmacológica  efectiva, entonces tenemos el riesgo”, indicó el médico Estévez Medina.
Dijo que el uso sin control  puede general problemas en el hígado y que el paciente tenga sangrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario