viernes, 3 de octubre de 2014

Manny Ramírez: Otra vez alborota el nido de las Águilas

Manny Ramírez, en una sección de entrenamientos en el Estadio Cibao.

“Vengo a ayudar al equipo a ganar el campeonato que se nos fue de las manos cuando estuve por última vez, y pagar una deuda que tengo con el fanático dominicano” dijo Ramírez.
Cuando ya sus mejores años pasaron en el béisbol, el ex  jugador de las Grandes Ligas, Manny Ramírez, alborota por cuarto año consecutivo el nido de las Águilas Cibaeñas, despertando a los aficionados de Santiago las expectativas de un triunfo, que no consiguen desde el 2008.

Aunque no se trata del jugador “todo estrellas”, igual desata el entusiasmo entre los amantes del béisbol, en específico los seguidores del equipo de Santiago de los Caballeros.
El martes 30 de septiembre del 2014, los entrenamientos del equipo representativo de la “Ciudad Corazón”, se iniciaron con la misma expectativa de  la temporada anterior, con Manny Ramírez, desde el primer día, pero además con la incógnita de si el jugador veterano se quedará en el equipo.
La historia.
Previo a la temporada 2011-2012, se originó en Santiago, un gran revuelo con la información de que  Manny Ramírez jugaría, para las Águilas,  pero  en poco tiempo esta posibilidad se desvaneció y los fanáticos de la tropa amarilla se quedaron con el deseo de ver a uno de los atletas más controversiales del béisbol.
“En todo  momento  he dicho que tenemos las puertas abiertas para Manny  y ese tipo de jugador, es una gran atracción, no solo para Las Águilas Cibaeñas, sino,  para el campeonato y la fanaticada   en general”, afirmó  Winston Llenas (Chilote), presidente del equipo para esa temporada.
“Estos peloteros les dan realce al campeonato y  fortalecen al equipo de Las  Águilas Cibaeñas. El sueño mío es que todos estos grandes símbolos participen, eso prestigia el campeonato y ojalá que los de los atletas de los demás equipos jueguen en algún momento”, dijo Chilote Llenas, el 16 de septiembre del 2011.  Manny  no jugó.
 Luego de abandonar a los Rayos de Tampa Bay,   motivado por una segunda sanción por dopaje, Manny Ramírez, proclamó el 07 de noviembre del 2012, que venía al país para dar lo mejor a su equipo cuna. Manny, llegó con su pelo  estilo rastafari, que cubría su número 99 en la camiseta y entre sus primeras declaraciones estuvieron profesar su fe cristiana y la valoración de que  era un hombre nuevo.
 “Creo que uno no tiene que andar con un biblia debajo del brazo, tus hechos son lo que hablarán por ti, es decir, la forma en que tú te comportas, de la forma que tú actúes y hables”
 Tras amagar y no dar en la temporada 2011-2012, se produjo una reaparición de Manny Ramírez, en el béisbol invernal, el 14 de noviembre del 2012, en un juego contra los Leones del Escogido, en el Estadio Cibao, donde la asistencia fue masiva.
 El  ex  Grandes Ligas  escribió otra página histórica en su carrera, al conectar de jonrón un lanzamiento de Daniel Cabrera, ambos jugadores con el número 99 en sus camisetas.
El jugador veterano, tuvo una temporada modesta, hasta la fase final de su equipo, que perdió una serie muy reñida contra los Leones del Escogido.
La reaparición de Manny Ramírez con su jonrón, cosechó el entusiasmo de los fanáticos de las Águilas, esto los motivó a esperar con ansias el otrora bateador temible de las Grandes Ligas, para la 2013-2014.
El 07 de octubre del 2013,  Manny  Ramírez llegó al Estadio Cibao, con sus todos sus ajuares, para entrenar, con las Águilas, esta vez, sin las ya populares trenzas, tras pisar la alfombra verde del Estadio Cibao, Ramímrez, proclamó que sería el bateador designado del equipo, siempre que el mánager así lo considera.
“Vine temprano, porque en la Florida, es difícil, encontrar los picherts que te tiren, aquí puedo batear in field y me pongo ready más rápido”, dijo Ramírez, al ser entrevistado.
 También habló de que podría buscar un nuevo acuerdo para  su regreso a las Grandes Ligas.“Porque parar ese talento, esta bendición que el señor me dio y yo pienso que todavía puedo ayudar a cualquier equipo en las Grandes Ligas”, dijo Ramírez, esta vez.
Días después Ramírez,  viajó a Miami, según informaciones del mánager  de la fecha,   Félix Fermín,  quien dijo que el pelotero regresaría, porque había dejado sus pertenencias y que había prometido que jugaría. El capataz  de las Águilas,  dijo en más de una ocasión que  Ramírez se integraría al equipo el 30 de octubre del 2013, pero eso no ocurrió.
Para la temporada 2014-2015, en la cual los cibaeños estarán buscando salir de una sequía de victorias de seis años, Manny Ramírez,  vuelve alborotar el equipo santiaguero y a sus fanáticos, con su llegada a los entrenamientos desde el primer día, en un estadio del municipio de  Tamboril.
Esta vez la ex estrella de las Grandes Ligas, ha prometido  ganar un título para las Águilas, dijo que está en deuda con el equipo, que lo vio crecer como atleta.
“Vengo a ayudar al equipo a ganar el campeonato que se nos fue de las manos cuando estuve por última vez, y pagar una deuda que tengo con el fanático dominicano” dijo Ramírez.
Ramírez con 41 años en su físico, bateó para .321 con 555 jonrones en 2,302 juegos, en 19 temporadas, en las Grandes Ligas.
 Es la primera vez que un beisbolista,  juega para un equipo local, luego de conectar 500 jonrones en las Grandes Ligas.
 Este jueves 02 de octubre, fue la tercera práctica de las Águilas y la primera  en su casa, el Estadio Cibao,  allí estuvo Manny Ramírez, entregado a las prácticas, su presencia motivó que decenas cientos de personas llenaran parte de las graderías del lado izquierdo del campo de juegos, para ver  el siempre controvertido Manny.

No hay comentarios:

Publicar un comentario