martes, 11 de noviembre de 2014

Águilas aplican segunda dosis de palos al Licey y complican situación a los capitalinos

Por Máximo Laureano. Texto y fotos.
Manny Ramírez, en uno de sus   turnos al bate.

Los Tigres del Licey vieron frustradas su intención de dividir resultados en una serie de dos partidos contra la Águilas, quienes le ganaron por segundo día consecutivo, con registro de 6-4.

Esta vez, el escenario fue el Estadio Cibao, un espacio amarillo, salpicado de azul, atiborrado de cerca de 20,000.00 fanáticos fervorosos y atrapados en las emociones de ambos lados.
Cada lanzamiento,  cada  contacto,  cada movimiento de los mánager, cada estrategia fue motivo de nervios, en un duelo que sumó mejores resultados para los representativos de Santiago, quienes se apoyaron en los bates del receptor Francisco Peña, el designado Manny Ramírez  y el novato Willy García.
Francisco Peña.
El trío  aguilucho despachó tres cuadrangulares, en el segundo y octavo capítulo, sumaron  5 carreras,  Andy Marte, impulsó   otra  con doble, en el quinto.
Las  Águilas llegaron a 11 victorias, con 7 derrotas, para regresar a la punta de la tabla de posiciones, mientras que los Tigres del Licey perdieron la oportunidad de acercarse a la cuarta posición,  que tienen las Estrellas con marcha de 9-8.
El juego estuvo con resultado de poco margen,    hasta el octavo capítulo, donde Licey llegó con ventajas de 3-2, pero  las Águilas despertaron con  un dramático estacazo de vuelta completa, del veterano Manny Ramírez, quien encontró a sus compañeros Andy Marte y Dan Black en las bases. El novato Willy García, se contagió y puso el sello de vencimiento el partido que cerró con registro de 6-4, tras una amenaza azul en la baja del noveno.
 Los dueños de casa la enviaron al montículo al australiano Liam Hendriks, que trabajó en 7.0 entradas de tres hits, dos carreras, un pase a primera y 6 ponches.
Las dos carreras que permitió el jugador de factura extranjera, se produjeron en el segundo turno al bate de los Tigres, con jonrón del receptor Jhonatan  Solano.
 Al abridor de las Águilas les siguieron en el montículo, Edward Paredes, Bobby Korecky, Juan Grullón, Yohan Yan, Donniel Veal (1-0), que sumó el triunfo a su cuenta, tras un tercio de entrada,  Matt Ramsay consiguió  el salvamento.
Por los azules abrió el partido el panameño Randall Delgado, trabajó cuatro entradas de una carrera, le sumaron cuatro batazos por terreno libre, dos  cortesía a primera y 8 ponches,  salió sin decisión.
 A Delgado le siguieron Francisco Rosario, Atahualpa Severino, Víctor Marte, Katsuki Matayoshi y Hansel Robles. Wagner Madrigal (1-1), fue el derrotado  tras permitir el jonrón de Ramírez.
Cerca de 20, 000 parroquianos habrían entrado para ver el juego en el Estadio Cibao.
Así produjeron.
Las  Águilas abrieron el marcador con una carrera en la segunda entrada con cuadrangular de su receptor titular, Francisco Peña, batazo que cayó en el bleacher (gradas) de la izquierda.
Los azules ripostaron en el tercero con dos carreras con sencillo del colombiano Dilson Herrera, su compatriota Jonathan Solano pegó cuadrangular.
Los amarillos igualaron 2-2  en quinto combinando doble por el jardín derecho de Ynoa, que avanzó por rodado a segunda de Nanita, y entró por doblete de Andy Marte a la pared del left.
 Los azules hicieron una vuelta, para tomar  el control ,cuando Dilson Herrera se embasó por error de la segunda, avanzó a segunda por hit de solano y anotó por otro hit al centro de Elmer Reyes.
 Fue el octavo, cuando los cibaeños, cambiaron la historia del juego con el batazo de Manny Ramírez, que puso el juego 5-3, Manny no usó el 99 en  su camiseta, sino el 42. Licey  facturó su cuarta en el noveno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario