martes, 4 de noviembre de 2014

La realidad de la crisis de agua: radiografía presa Tavera-Bao


SANTIAGO, República Dominicana.- Al mediodía de este martes 28 de octubre del 2014, los embalses Tavera-Bao, tenían acumulados, 134,131 millones de metros cúbicos de agua, equivalente a 313,55 metros sobre el nivel del mar (msnm), pero su capacidad de almacenamiento es de 417 millones de metros cúbicos.
Esta información certifica que ambos reservorios registraban, una disminución de 282 millones, de metros cúbicos, según explicó el equipo de ingenieros que maneja las operaciones de las presas y las centrales hidroeléctricas ubicadas en el municipio de Sabana Iglesia.
Estas estaciones alimentadas por Tavera-Bao, junto al contra-embalse, López Angostura, generan 48 megavatios cada una,  este aporte oscila entre un 13 y 19 % de todo el consumo del país, afirma Cirilo Peguero Ramírez, gerente de la Empresa de Generación Hidroeléctrica Dominicana (EGEHID), en la zona norte.
La percepción y la explicación
Una vez apreciados los lagos de las presas Tavera-Bao, se deduce que no hay razón para justificar una crisis en el suministro de agua potable servida por el Acueducto Cibao Central, a pesar de la disminución, pero la tesis de los profesionales de EGEHID, que conversaron con el equipo  de  acento.com.do, es contraria a la percepción de los visitantes.
Un reporte de comité de manejo de las presas revela que  la falta de lluvias en la cuenca de los ríos que alimentan a Tavera-Bao, ha mantenido el estanque en bajo nivel todo el año 2014.
El cuadro estadístico denota un cierre en el último día de cada mes, en el cual se establece que el nivel más alto  fue en enero, con 320.48 msnm, equivalente a un volumen de agua acumulada 206.293 millones de metros cúbicos.
El nivel más  bajo se registró el 30 septiembre con 312.26 msnm, equivalente a una reserva de 132.749 millones de metros cúbicos.
El ingeniero Ernesto Maldonado, gerente de la central hidroeléctrica de Sabana Iglesia, aseguró, que en mayo 2014, llegó a 311 msnm, agregó que no ha sido el nivel más crítico de la presa, ya que  en 2003, estuvo en 304 msnm y que en 1996, llegó a 296 msnm.
Control del agua.
Antes la disminución de la reserva en los embalses, las autoridades, han tenido que limitar la salida del agua de las presas Tavera-Bao, los ejecutivos a cargo justifican que están obligados al racionamiento, para evitar una crisis que no puedan manejar.
“Por ejemplo a  la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago (Coraasan), se le sirven 5 metros cúbicos de agua por segundo, cada día, en condiciones normales de  operatividad de las presas,  pero en estos momentos, solo se  pueden dispensar 4 metros cúbicos por segundo”, explicó el ingeniero, Claudio Alcántara Tejada,  director de operaciones de las centrales hidroeléctrica-EGEHID.
Los ingenieros que componen el equipo de la operatividad, aseguran que si en las presas baja el nivel de agua que entra desde las fuentes alimentadoras, se dificulta,  la toma de agua para el uso doméstico, porque el sistema  que se utiliza para  enviar el agua a  Coraasan, es por gravedad, por que se requiere un punto estándar para que  la captación del agua sea optima. Los ejecutivos de Coraasan, aseguran que para lograr esta eficiencia requieren que la presa esté en 322 msnm.
Otra versión de los ingenieros es que ante una situación de crisis, como las que se han manejado los 10 meses que van del 2014,  el comité responsable de los embalses, tiene una gracia de 70 días, para manejarse, en caso de que en ese  tiempo, no llueva, es decir, que las presas, no reciban agua de las fuentes alimentadoras.
Manejo técnico de las presas y uso del agua.
El ingeniero Alcántara Tejada, indica que como  operadores de una central energética, lo que hacen es pasar por  las turbinas de las hidroeléctricas, el agua se  usa para la irrigación agrícola, la cual  es responsabilidad del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indrhi)
“Si el indrhi, dice que para esta semana, requieren de  18 metros cúbicos de agua por segundo, cada día, que es la demanda
ahora, EGEHID se encarga de  mantener ese caudal al Indrhi’’, explicó Acantara Tejada, agrega que esto no se hace por decisión unilateral, la hidroeléctrica de Tavera-Bao, opera 12 horas por días, en condiciones normales, pero en la actualidad, se sitúa en ocho horas, por la disminución del agua.
La central alimentada por el contra-embalse de López Angostura,  trabaja las 24 horas, otra hidroeléctrica en la comunidad de Barranca, que también se alimenta de esta fuente, suma 18 megavatios al sistema.
“EGEIH no toma la libertad, de decir que va a trabajar 20 horas hoy porque necesitamos producir mucho (energía), nosotros temenos que ajustarnos un programa y eso sucede en todas las presas y centrales hidroeléctrica del país”, aseguró el ingeniero, sin embargo, explicó que si hay excedente de agua en el reservorio pueden  trabajar sin apego a las reglas, pero asegura que estos casos son la excepción.
En relación al agua que se sirve a Coraasan para la potabilización y posterior suministro a los usuarios,  los ingenieros, indicaron que  hay una toma directa desde la presa de Tavera, con  5 metros cúbicos por segundo, cada día en condiciones normales, pero que ahora es menor.
Este miércoles 29 de octubre 2014, a las 10:00 de la mañana, el vocero de Coraasan, Darío Fernández, confirmó que  la toma era de  4.5 metros cúbicos por segundo.
Coraasan también  tiene la opción de la captación de 1.5 metro cúbico por segundo de López Angostura, en un sistema por bombeo, esta toma ha bajo a 1 metro cúbico por segundo.
La vida útil.
No hay un reporte concreto donde se establezca, la caducidad  la presa de Tavera,  inaugurada en 1973, sin embargo,  el ingeniero Peguero Ramírez,  gerente de EGEHID, en el Cibao, refiere que el estanque está en condiciones óptimas para operar.
Agregó  que en 2003, una comisión de expertos en presas, de los Estados Unidos, evaluó las condiciones de la estructura y su funcionamiento y dieron un informe positivo.
El ingeniero calificó como risible,  las versiones reproducidas hace varios años, en las cuales se advertía que la estructura del embalse estaba agrietada.
Los expertos explicaron que las aberturas que se presentaron en programas de televisión y que alarmaron a la población de Santiago,  es un sistema usado en la ingeniería para la libración de  fuerza de los muros y evitar que estos cedan  antes un movimiento telúrico o cualquier otro fenómeno de impacto.
 El peligro de los asentamientos.
Claudio Alcántara Tejada se queja del manejo de las autoridades a los asentamientos de personas, en zonas vulnerables a las inundaciones.
Establece que no  hay una acción concreta en ese sentido y que por esta razón, cuando se presenta una situación crítica, por un excedente de agua en los embalses se requiere de liberar agua, se activa una alerta, en las zonas bajas de la cuentas del río Yaque del Norte,  porque no se encara el problema. La presa de Tavera tiene seis compuerta, con capacidad para liberar 1000 metros cúbicos de agua por segundo, Alcántara Tejada, afirma que cuando se liberan 500 metros cúbicos por segundo, ya se advierte una situación de peligro para los residentes en zonas bajas de Santiago y los pueblos de la Línea Noroeste, sobre todo Castañuelas, Palo Verde, en la provincia de Montecristi. Explicaron que Bao, suple de agua a Tavera y que aunque tienen un sistema de liberación por natural, es por Tavera que se hace el desfogue, cuando se requiere.
Precedentes.
En Santiago se han presentado dos situaciones críticas, en la última década, la primera se produjo, en noviembre 2003, como consecuencia de un desfogue de la presa de Tavera, la cual había subido el nivel de agua,  tras dos semanas de lluvias, en la cuenca que alimentan los ríos que entrar en el reservorio. El desagüe de la presa provocó inundaciones en la parte abaja de Santiago, algunos barrios ubicados a orillas del río Yaque del Norte, no quedaron en pie, decenas de personas perdieron sus viviendas y hubo daños devastadores en  las plantaciones agrícolas desde el municipio de Navarrete hasta Guayubín en Montecristi.
En diciembre del 2007, las lluvias de la tormenta Olga, sobrecargaron Tavera-Bao, con 327.65 msnm, la situación provocó un desagüe apresurado, las inundaciones arrasaron con todos los barrios de las zonas bajas de Santiago, las cifras oficiales cerraron con un registro de 40 personas muertas.  Peguero Ramírez, asegura que el nivel de la presa para que libere por encima de las compuertas es de 327.50 msnm.
Comité.
La presa Tavera-Bao y todas las presas del país, son manejadas por  el Comité de Operación de las Presas, integrado por Instituto Nacional de Agua Potable (Inapa),  Indrhi, Coraasan, Corporación de Acueducto y Alcantarillado de San Domingo (CAASD), Fuerzas Armadas, EGEHID y la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet).
Ecoturismo.
El ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, es responsables de velar por el funcionamiento de los negocios instalados, en el área de influencia de las presa y motivar el  aprovechamiento ecoturístico del lugar. Para ello el Gobierno ha mejorado las estructuras y avanza en la reconstrucción de las carreteras, aseguró el ingeniero Peguero Ramírez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario