miércoles, 5 de noviembre de 2014

Tema del caos ocasionado por falta de estacionamiento en Santiago está ausente de la agenda municipal

 Tránsito  en la calle Del Sol, Santiago de los  Caballeros.

SANTIAGO, República Dominicana.- La falta de estacionamientos, calles estrechas y deterioradas, sumadas a las extensiones  irregulares  de corredores en las rutas del transporte de pasajeros, han convertido el tránsito urbano de Santiago en centro  de conflictos, que origina un caos colectivo, para el cual no se prevé solución a corto plazo.

Así describe la situación el arquitecto, Roque Nelson Rodríguez, ex director de Planeamiento Urbano del Ayuntamiento local, quien favorece la construcción de edificios de estacionamientos  en el Centro Histórico,  como solución a la falta de espacios.
El profesional establece también que  esta opción  sería la estrategia para garantizar la movilidad de los centros comerciales y las empresas de servicios, las cuales denuncian que pierden clientes, a medida que el problema de los espacios para el estacionamiento se agrava.
Basta observar  el día a día  en alternativas de desplazamiento como las calles Del SolRestauración16 de agosto, Vicente Estrella, Salvador Cucurullo, Beller, Pedro Francisco Bonó e Independencia,  donde la cantidad de vehículos aparcados, en algunos casos, en ambos lados de las vías, no solo hace caótica la circulación, sino, que crea las condiciones para el manejo irregular de los espacios públicos, los cuales son usufructuados por particulares, que ponen sus reglas.
El panorama no es contrario en  las calles España, San Luis, Duarte, 30 de marzo, Sánchez,  Mella,Luperón, Cuba, Sabana Larga y otras, en mayor o menor proporción, según la ubicación y  la demanda de los negocios.
El arquitecto Nelson Rodríguez, consultado por el equipo de acento.com.do  asegura que el problema se ha agravado por el abandono de los proyectos planteados para la construcción  de edificios de estacionamientos, en el Centro Histórico de Santiago.
“Otros de los aspectos que alimenta el caos en el centro urbano de Santiago, es que las autoridades municipales, lejos de aplicar medidas que se tomaron en gestiones anteriores para mejorar el desplazamiento, han extendido los corredores, es decir, las rutas del concho, para que estas lleguen al corazón del Centro Histórico, cuando lo que deberían  hacer es  impedir su entrada a la zona de conflictos.
En Santiago convergen 29 rutas del  transporte de pasajeros, el llamado concho urbano, las cuales suman entre  6 y 7 mil carros, de estas  rutas más del 50 % entran al Centro Histórico.
“A esto se suma que las calles son las mismas, en peores condiciones”, afirma el arquitecto.
Aseguró que en el Ayuntamiento hay una  Comisión de Tránsito que debe velar por estas situaciones, pero no cumple con estas funciones, de regular el desplazamiento de los vehículos, sino, que lo que se hace, es fiscalizar el cobro  de los permisos que otorga en la Alcaldía.
Una resolución del 10 de agosto de 2004, impidió que  las rutas F, RPA, PA, CK, E, P extendieran sus recorridos, se alegó que el Centro Histórico es uno de los puntos más conflictivo del tránsito en la ciudad, pero  esta disposición se vulneró  con la llegada a la Alcaldía de Gilberto Serulle y su administración, en 2010.
El ex presidente del Colegio de Ingenieros Arquitecto y Agrimensores (Codia), en Santiago, considera que una opción para ayudar a mejorar la situación del caos  por la falta de estacionamiento, fue el sistema de parqueo regulado, los parquímetros, pero afirmó que al convertirse una empresa comercial, perdió el sentido de  la ordenación del tránsito, cuando quisieron colocar los  medidores  a toda la ciudad. El sistema de parquímetros fue inaugurado el 7 de julio del 2006 y tras cuatro años de protestas y rechazo de la población,  dejó de funcionar el 30 de junio 2010, a raíz de una sentencia de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), en la cual se declaró  inconstitucional,  el contrato que avalaba, la operación la empresa y sus ejecuciones.
Para Nelson Rodríguez, es necesario que se cree una policía de tránsito, solo para velar por los  estacionamientos inadecuados en la ciudad.
En los puntos críticos, es decir, los más  visitados en el Centro Histórico, se ha hecho común que se aparquen vehículos,  sobre las aceras, que se tapen  entradas, entre otras  violaciones, en las cuales incurren los ciudadanos para evitar  pagos en los parqueos privados.
El arquitecto agregó que no propone una policía como la Autoridad Metropolitana (Amet) que más que regular el tránsito, su función es recaudar dinero, la propuesta es que se cree un cuerpo para velar por el uso adecuado los espacios públicos.
Mientras los proyectos de resolver de forma definitiva el problema de los estacionamientos, siguen estancados, sobrevivir al problema en la ciudad cuesta  entre RD$ 25.00 y RD$ 30.00, la hora en los parqueos privados, algunos improvisados en solares.
En el Centro Histórico de Santiago hay establecidos 2, 300 negocios formales, muy pocos de estos centros, tienen zonas de aparcamientos, la mayoría de los clientes  ubican sus vehículos en las calles y se exponen a la falta de control de las autoridades en el manejo de los espacios.
Estos servicios, en la mayoría de los casos acompañados de una protección para el parabrisas del auto móvil, “vigilancia” y otros servicios dependen de un precio  voluntario, pero en otro caso, estos facilitadores, ponen los precios a sus servicios  y siegiren a los usuarios que de no acceder a su petición lleven los vehículos a otro lugar, aún cuando se trata de la calle.
Esta modalidad de una especie de cobros compulsivos por aparcarse en un espacio de uso colectivo se traslada también a  zonas de estacionamientos, en las cuales se realizan actividades masivas. Ocurre que lugares que debían ser controlados por  las autoridades municipales o por los organizadores de los eventos, son dejados a grupos  que se apoderan de los espacios para  poner los precios que ellos consideren, estos  facilitadores, entregan recibos, entre 50 y 100 pesos.
Proyecto y discusiones.
La intención de abrir un túnel debajo de la edificación histórica de la Fortaleza San Luis, para construir una zona de estacionamientos de vehículos  generó un gran debate, entre  sectores conservadores y representantes del sector empresarial de Santiago en 2004 y 2005.
Voces a favor y en contra protagonizaron un debate sobre la necesidad de buscar una alternativa para los estacionamientos en el Centro Histórico de Santiago, casi 11 años después, el  tema de la necesidad de un centro urbano  viable, con parqueos seguros se mantiene en agenda, sin una solución a la vista, mientras el problema de los taponamientos del tránsito se hace más  grave en la ciudad.
Pese al crecimiento acelerado de la provincia, en  el centro urbano, no hay una solución concreta, a corto plazo para el caos que origina la falta de espacios para vehículos y se ha hecho muy poco para revertir el problema.
Se han presentaron propuestas para  levantar un edificios de estacionamientos, pero ninguna ha caminado hasta la discusión y el consenso.
Se han diseñado propuestas en torno a edificaciones del Centro Histórico, incluida  la estructura de la antigua  La Tabacalera, pero el proyecto más debatido, ha sido  el espacio de la en la Fortaleza San Luis.
En abril del 2010,   los ejecutivos de la clínica Corominas, anunciaron la construcción de un edificio de parqueos, con una inversión de RD $  RD$ 1, 200 millones, sería levantado por Blue Parking Caribbean, la administradora de los parquímetros, (hoy desaparecida)  y Clínica Corominas. La obra tendría seis niveles sobre una superficie de 5, 300 metros cuadrados y 36, 500 metros de construcción que alojarían 650  vehículos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario