viernes, 5 de junio de 2015

PARA LOS PRIVILEGIOS SOBRINO DEL MINISTRO, PARA DENUNCIAR SUS ABUSOS NO TIENE TÍO

MÁXIMO LAUREANO
Eduardo (Edward) Miguel Villamán Fadul, el sobrino de José Ramón Fadul (Monchy) 
Para agredir a los dos policías de la Amet, decirles mierda, mojón, con el significado que conocemos los dominicanos y dominicanas, para vociferar que ustedes no saben con quien se meten, para exigir que le den nombres, para  atropellar a un de estos policías con su vehículo, para eso, Eduardo Miguel Villamán Fadul, es sobrino del ministro Monchy.

Para cobrar en un consulado en Nueva York, casi RD$ 40, 000.00, sin dar un golpe, para tener rango de mayor de la Policía Nacional, para tener vehículos asignados y para que Leonel-Guachimán de la Constitución- Fernández Reyna, le solicitara en 2008, al Congreso Nacional, que le vendieran un apartamento del Estado por cheles, para eso este come hombres es sobrino del ministro José Ramón Fadul (Monchy).



Pero resulta que cuando yo como periodista, responsable y objetivo escribo en una nota simple "Crónica de un sobrino de Monchy Fadul manso como un corderito (“¡Habla ahora león!”), ahí no puedo decir que es sobrino del ministro.

Deben saber mis lectores, estar claro que cuando escribo que este bravucÓn, es sobrino del ministro, no lo hago porque su tío sea responsable de sus actos, ni porque el funcionario de la "Realeza Morada" tenga pagar por estos actos bochornosos, eso no   lo determino yo. Lo hago porque como profesional conozco un recurso llamado prominencia periodística, por eso no estoy de acuerdo con mis amigos periodistas, especialmente Esteban Rosario, que han criticado que se diga que el come hombres Villaman Fadul, es sobrino del MINISTRO. Y sí, es hijo de la ex gobernadora, Rosita Fadul, pero a la hora de redactar esta nota, ella no representa lo que representa su hermano, en el Gobierno, que le ha dado todos estos privilegios a su hijo.

No conozco el autor del texto que sigue, lo copie de Google, vamos a leerlo.

“La prominencia se está convirtiendo en un criterio clave de selección de noticias. La condición de personaje público, relevante o conocido de una persona (políticos, científicos, escritores, artistas, modelos, etc.), institución (gobiernos, museos, etc.) o cosa (cuadros, joyas, libros, etc.) es lo que determina el valor noticiable de una información. En muchos de los contenidos informativos se puede observar que el Quién otorga la condición de noticia al Qué”, y dice más. 
“Políticos, deportistas, escritores, científicos, artistas y otras personas que sobresalen en su campo profesional o que disfrutan de un reconocimiento público, poseen por sí mismos un valor noticioso. Así pues las declaraciones que estas personas puedan formular adquieren por sí mismas valor noticioso, tanto por las consecuencias que puedan tener, como por el interés que puedan despertar sus opiniones su actitud respecto a un hecho. Dentro de este grupo podemos incluir las celebridades”, ya solo un párrafo más y hasta le dejé la flechita, para que autor no se moleste.
→ Aunque en la terminología periodística se usa el término prominencia para señalar el mayor valor noticioso de las personas públicas, en español este término se emplea más bien para destacar la relevancia de algo o alguien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario