viernes, 23 de septiembre de 2016

Autoridades polacas aclaran estado no prometió indemnizar a víctimas del padre de Juncalito


SANTIAGO, República Dominicana.-Las autoridades de Polonia, a través de su embajada en Bogotá, Colombia, aclararon  que no tienen responsabilidad de indemnizar a las familias del distrito municipal de Juncalito, cuyos niños fueron víctimas de violación sexual de parte del sacerdote polaco Wojciech Waldemar (Padre “Alberto Gil”), quien cumple condena de 7 años de prisión en su país.

En Juncalito, distrito municipio de San José de las Matas, provincia Santiago, al menos 12 niños  fueron abusados sexualmente por  el sacerdote católico Wojciech Waldemar (“Alberto Gil”).
En una comunicación remitida a la redacción de acento.com.do en Santiago funcionarios de la embajada de Polonia en Bogotá, acreditada ante las autoridades de la República Dominicana, aclararon que el estado polaco no hizo acuerdo para indemnizar a las victimas de los abusos del predicador  católico, sino,  que  hay una sentencia dictada por un tribunal polaco en la cual el sacerdote se comprometió a pagar alguna compensación económica.
Los representativos de la embajada de Polonia reaccionaron antes  una publicación de acento.com.do, del 07 de septiembre del 2016, en la cual se recoge una denuncia de Ramón Arcadio Rodríguez, padre de una de las víctimas, quien alega que  el estado polaco se habría comprometido a pagar una indemnización de 41 mil euros a cada familia afectada, siete en total, y que la promesa no ha materializado.
“Es un hecho indudable que las personas afectadas y sus familias merecen una reparación de daños, por los cuales W. Gil respondió ante la jurisdicción nacional polaca y ante la cual se comprometió a pagar la indemnización respectiva”, refiere el documento enviados por los representativos de la embajada de Polonia.
En la conversación con  el personal de acento.com.do, Arcadio Rodríguez dijo que en agosto del 2013 se reunieron con el entonces procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito y un fiscal de Polonia, a quien identificó con como  Andrxej Lermet, y que allí se habló de la indemnización que se daría a las familias afectadas, e insistió e que las autoridades polacas pagarían la compensación.
“El artículo indica que las autoridades polacas prometieron una compensación económica e indemnización para las víctimas del sacerdote W. Gil. Es un hecho indudable que las personas afectadas y sus familias merecen una reparación de daños, por los cuales W. Gil respondió ante la jurisdicción nacional polaca y ante la cual se comprometió a pagar la indemnización respectiva”, refiere el documento enviados por los representativos de la embajada de Polonia.
Las autoridades polacas también refieren que es abusivo que se vincule la sentencia de la corte polaca con la responsabilidad del estado polaco de pago de indemnizaciones.
Reiteraron las buenas relaciones que existen entre Polonia y República Dominicana, desligándose de la conducta que exhibió el sacerdote polaco Wojciech Waldmar la comunidad de Juncalito.
El padre Alberto como se le conocía en la comunidad de Juncalito a Wojciech Waldemar,  fue denunciado en junio del 2013. Las investigaciones del Ministerio Público detectaron por lo menos 12 niños víctimas de violación y/o abuso sexual. No obstante, no todas las familias se querellaron. En 2015 se anunció que el predicador católico sería condenado a 7 años de prisión en su país, luego de aceptara los cargos.
Informaciones relacionadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario