lunes, 19 de junio de 2017

ES NECESARIO ACLARAR

MÁXIMO LAUREANO
Fui contactado vía telefónica, con el fin de que uniera mi firma, en un documento que se haría circular, en el cual un grupo de intelectuales y activistas sociales, pide la renuncia del presidente de la República, Danilo Medina Sánchez, como salida a la crisis, devenida del escándalo de la empresa brasileña Odebrecht.
La persona que me contacto, me adelantó cual sería el contenido del documento y acordamos que se me enviaría por el correo electrónico, una copia del manifiesto, a fin de que yo lo leyera y autorizara que mi nombre figurara entre los firmantes.
Ninguna de las dos cosas pasaron, es decir, no tuve la oportunidad de ver el documento, quizás me lo enviaron, pero debo ser justo, si lo me lo enviaron, no lo vi y por tal razón, di como un hecho que mi nombre no aparecería entre los firmantes, porque no me volvieron a contactar.
La noche del domingo 18 de junio del 2017, cuando leí el documento referido aquí, en el periódico acento.com.do, es cuando confirmo que estoy entre los firmantes, sin haberlo autorizado.
Es por esta razón que se hace preciso aclarar: primero no fue atinado que la persona que me contactó vía telefónica, agregara mi nombre como firmante, sin tener una segunda conversación conmigo al respeto como quedamos. Y esa persona ya se ha disculpado conmigo.
En segundo lugar, es de conocimiento de mucha gente, mi posición en relación al Movimiento Verde o Marcha Verde, como ciudadano, es apoyado este reclamo social, por el fin de impunidad y la erradicación de los actos de corrupción, sobre todo en la administración estatal. He marchado en las seis manifestaciones, Santo Domingo, Puerto Plata, Santiago, San Francisco de Macorís, Azua y San Pedro de Macorís y sigo con los ojos puestos en la gran concentración del 16 de julio del 2017, en el Distrito Nacional.
El que conoce mi lucha social y mi trabajo periodístico, sabe que soy un abanderado de los reclamos en favor de los sectores abatidos por la inequidad y el robo del erario.
Y con respeto al manifiesto que pide la renuncia del presidente Medina Sánchez, no lo creo atinado, porque me parece que no es la lucha representada en la Marcha Verde, la Marcha Verde que persigue castigo para los responsables de la corrupción y clama por el fin de la impunidad.
Como ciudadano me inscribo, entre los dominicanos que abogan por cuidar la salud del Movimiento Verde, para que se mantenga como una estructura fuerte, alejada de los partidos políticos, con la cual se logre el desenlace esperado por el pueblo, en el proceso judicial iniciado el 29 de mayo del 2017, tras los apresamientos de los funcionarios, ex funcionarios, empresarios imputados por la Procuraduría General de la República, que suma también a tres legisladores del país.
Aspiro a que del fortalecimiento de la Marcha Verde, se desprendan todos los procesos sociales que requieren los dominicanos y no cejo en esas pretensiones y por eso mi apoyo esta proclama social, la cual considero es nacida del cansancio del pueblo, maltratado por un sistema de partido que gana posiciones a costa del dinero del pueblo, sin devolverle lo justo. Solo así se justifica que el presidente Medina Sánchez haya obtenido un 62 % de los votos en las elecciones presidenciales del 20 de mayo del 2016.
Aclaro lo de mi nombre en el manifiesto, no porque tema a que sectores afines al Gobierno apunten cañones en mi contra, como profesional del periodismo, ya lo han hecho y lejos de atormentarnos hemos sumado experiencia que nos enseñan por donde caminar en determinado momento.
Solo aclaro porque no autorice que se pusiera mi nombre entre los firmantes y porque mi enfoque de la Marcha Verde, es la lucha contra los casos de corrupción y el fin de la impunidad, sin favoritos, sin ver esta proclama social, como un dardo particular para este, para aquel o para aquellos…




No hay comentarios:

Publicar un comentario