sábado, 24 de octubre de 2015

COSAS DEL JUEGO DE LAS GRANDES LIGAS-USA QUE DUELEN PARA SIEMPRE

MÁXIMO LAUREANO
Ilustración Carlos C. Tejada.
Los Reales de Kansas City otra vez están en la Serie Mundial-USA, de seguro que esta vez no pasará desapercibido la atrapada del fanático del batazo de Mike Moustakas, el tercera base de los ya campeones de la Liga Americana del 2015.
Es que el hecho de que los Reales ganaran con diferencia de una carrera, dejará en la cabeza de los aficionados de los Azulejos de Toronto, que el batazo de Moustakas, pudo haber sido doble (H2) y no jonrón (H4).
En la repetición que estoy seguro el mundo del béisbol verá una otra vez, no se puede hacer una apreciación definitiva, de si la bola se quedaría dentro del área de juego o no, de no haber sido atrapada por el muchacho.
Los árbitros vieron la apelación y ratificaron que la bola, es decir, el batazo era H4, se hizo un espectáculo con el joven que tomó la bola, de quien no tengo el nombre aún, y no hay dudas de que ahora es famoso y para que su fama quede sellada, el juego pasó 4 carreras por 3. 
Si yo fuera fanático de los representativos de Toronto, como lo era a final de los años 80 y principio de los 90, no hubiese evitado intentar maldecir a los jueces que decretaron el jonrón de Moustakas. Solo recuerdo aquel batazo del entonces joven y novato de los Yankees de Nueva York, Dererk Jeter, en un juego contra los Orioles de Baltimore, un fanático con su guante hizo que se escribiera una historia distinta de un juego, no recuerdo los detalles, porque eso fue en 1996 y esto es sin google. Una situación parecida, no pueden olvidar los fanáticos de los Cachorros de Chicagos, en la Serie de Campeonato, contra los Marlins de la Florida, hoy de Miami, en 2003.

No hay comentarios:

Publicar un comentario